Home / Sin categoría / Beneficios del Yoga

Beneficios del Yoga

Beneficios físicos y fisiológicos

El yoga ayuda a modificar la forma de vida de quienes lo practican. Los cambios pueden ser variados y dependen de muchos factores como el estado físico y mental de la persona, si padece alguna enfermedad, la alimentación y cómo se tome la práctica, entre otros.

El yoga trabaja sobre los Chakras (los centros de energía que están localizados en determinadas partes del cuerpo) con el fin de armonizar el cuerpo permitiendo que la energía circule y fluya, modificando el funcionamiento del organismo, equilibrándolo.

El yoga es útil para mantener, recuperar y aumentar la salud física. Contribuye a prevenir el estrés, bajar la tensión y la ansiedad, fortalecer el sistema inmunológico, ver mejoría si se es hipertenso, diabético, asmático y si se tiene dificultades para conciliar el sueño o se padece dolores crónicos de cabeza o espalda.

Ayuda a mejorar el sistema cardiovascular, el aparato digestivo y la visión.

Aumenta la Flexibilidad

El yoga permite mejorar la postura corporal, uno de los primeros beneficios que se observan con su práctica es el aumento de la flexibilidad. Al mismo tiempo, disminuyen dolores y tensiones, ya que al alinear huesos y músculos y dar flexibilidad al cuerpo en general, se está menos tenso y mejora todos los aspectos de la postura.

Mejora el tono muscular

Los músculos, además de mejorar nuestro aspecto físico, protegen de dolencias como la artritis, dolor de espalda, ayudan a minimizar el impacto de las caídas en las personas mayores, entre otras cosas. El yoga ayuda a fortalecer los músculos en conjunto con la flexibilidad.

Algunos movimientos cotidianos tarde o temprano producen tensión crónica, fatiga muscular, dolor en muñecas, brazos, hombros, cuello y rostro, lo que puede aumentar el estrés y empeorar el estado de ánimo.

Cuando se practica yoga se puede identificar dónde ejerces más fuerza o tensión: Puede ser en la lengua, los ojos, los músculos de la cara y el cuello y se aprende a relajar tanto los músculos grandes (cuádriceps, trapecio o glúteos) como los pequeños.

Fortalece los huesos

Los discos que separan las vértebras de la columna (que sirven como amortiguadores, permiten ligeros movimientos de las vértebras y a la vez las mantiene unidas) se pueden herniar y como consecuencia, comprimir los nervios. Es por medio del movimiento que consiguen sus nutrientes, si se realiza una buena y equilibrada rutina de ejercicio como el yoga, combinada con torsiones, se suministrará el alimento para mantener a las vértebras saludables.

Activa las Articulaciones

Cada vez que se practica yoga, se mueven las articulaciones. Esto ayuda a prevenir la artritis degenerativa y a disminuir el dolor mediante el “efecto esponja” de las áreas de cartílago que normalmente no son utilizadas.

Mejora la respiración

El yoga sirve para mejorar, en muchas formas, la función respiratoria, alcanzando el volumen máximo al inhalar y mejorando por mucho la exhalación. Promueve la respiración por la nariz, la cual filtra el aire, lo calienta y lo humidifica, removiendo el polen, la suciedad y otras cosas que pueden penetrar en los pulmones.

El yoga te enseña a respirar.

Mejora la Circulación

El yoga hace que la sangre del cuerpo fluya con libertad. Los ejercicios de relajación favorecen la circulación, especialmente de los pies y de las manos. El yoga estimula la oxigenación de las células, las cuales funcionan con mejores resultados. Las posturas de torsiones estimulan la circulación de los órganos internos y permiten que la sangre oxigenada fluya hacia ellos cuando se suelta la postura.

Las posturas invertidas, como la “inversión sobre las manos, la cabeza o los hombros”, hacen que la sangre de las caderas y las piernas fluya hacia el corazón. Esto es de mucha ayuda si se sufre de hinchazón en las piernas, debido a problemas circulatorios, cardiacos o de riñones.

El yoga también mejora los niveles de hemoglobina y células rojas, que transportan el oxígeno a los tejidos. Ayuda a mejorar las condiciones cardiovasculares y aliviar las depresiones. Si se practica el yoga en movimiento o asanas encadenadas (por ejemplo el tipo de Yoga Ashtanga), el trabajo que hace el corazón se podría considerar como ejercicio aeróbico.

Si se padece hipertensión, el yoga te será de gran ayuda con los efectos de la Savasana (postura de relajación profunda consciente).

Regula el metabolismo

Las úlceras, el síndrome del colon irritable y el estreñimiento son afecciones que suelen intensificarse por el estrés, la práctica de yoga ayuda a controlar el estrés y por ende contribuye a aliviar estas afecciones.

A través de ejercicios de posturas (asanas), se obtiene mayor tono muscular, y se reconoce al cuerpo físico y sus necesidades. Por medio de los movimientos y la respiración, el cuerpo recibe un masaje interno que estimula órganos internos, vísceras, sistema nervioso y sistema endocrino, éste último es el encargado de regular todo el metabolismo.

Apoya al sistema inmunológico

Las asanas y el Pranayama pueden mejorar la función del sistema inmunológico al reforzar las defensas del organismo aumentando la resistencia a enfermedades e infecciones.

La meditación ha demostrado tener un efecto benéfico en el sistema inmunológico, intensificándolo en ocasiones o descendiéndolo cuando es necesario.

Relaja

El yoga estimula la relajación, hace más lenta la respiración y equilibra el sistema nervioso simpático y el sistema nervioso parasimpático. Este último es calmante y restaurador, disminuye el ritmo cardiaco y respiratorio, aumenta el volumen de sangre en los intestinos y órganos reproductivos; abarcando la respuesta de relajación.

La práctica regular del yoga aumenta la propiocepción (que es la habilidad para sentir lo que el cuerpo está haciendo y cómo está situado en el espacio) y mejora el equilibrio físico. Quienes adoptan malas posturas o patrones de movimiento inadecuados, por lo regular tienen un sentido de la propiocepción muy pobre, el cual está ligado a problemas de rodilla y dolor en la espalda.

Una mejora en el equilibrio podría significar menos caídas. Para la gente mayor, se traduce en más independencia y podría evitar que tengan que recurrir a un cuidador o a un asilo.

Beneficios Psicológicos o mentales

El yoga es un estilo de vida que apoya el crecimiento personal ayudando a descubrir el potencial escondido en el cuerpo y mente. Ayuda a estar en forma y a relajarse, aumenta la energía. Con su efecto en las hormonas contribuye al equilibrio mental y a aumentar el poder de concentración y la memoria.

Al desarrollar la confianza en uno mismo se liberan los pensamientos y emociones negativas, se desarrolla la paciencia, tolerancia, compasión y perdón; por lo tanto, mejoran las relaciones con los demás.

Si se está muy estresado, el yoga es una gran ayuda, permite reducir los círculos viciosos de pensamientos repetitivos de enojo, ira, frustración y miedo.

Aumenta la concentración

Quien practica yoga se enfoca en el presente. Investigaciones demuestran que la práctica regular mejora la coordinación, tiempo de reacción, memoria e incluso, los niveles de coeficiente intelectual. Las personas que practican meditación trascendental muestran una mayor habilidad para resolver problemas, y recabar y recordar información, probablemente porque están menos distraídos.

Balancea las emociones

Promueve pensamientos positivos, la práctica de yoga ayuda a reducir el enojo a la vez que aumenta los sentimientos de compasión e interconexión relajando al sistema nervioso y la mente. También ayuda a tomar con más tranquilidad malas noticias o los sucesos inesperados.

Una práctica regular del yoga ayuda a desarrollar el sentido de la amistad y la compasión. Junto con el énfasis de la filosofía del yoga de evitar daños a las personas, diciendo la verdad y tomando sólo lo que se necesite, se mejoran las relaciones con los demás.

Ayuda a conseguir la paz mental

La práctica continua del yoga mejora los estados depresivos y produce un aumento significativo en el nivel de serotonina.

El yoga brinda equilibrio interno y externo. Hay que empezar por sentirnos bien con nosotros mismos, con lo que hacemos y con lo que somos; entonces, se produce el yoga (unión).

Cuando el ser humano está en comunión consigo mismo, puede llevar una vida de unión con el resto de las personas.

 

Check Also

Todo lo que un Principiante Necesita Saber Sobre el Yoga

Tiempo de lectura: 2 min. ¿Te estás planteando empezar a practicar el yoga? Si es …